En Italia, hay una iniciativa para hacer una consulta pública sobre si servicios como WhatsApp, Viver, Line y hasta Facebook no deberían pagar un "peaje" por el uso de las redes. Y en España podrían hacer lo mismo.

Desde el crecimiento de los servicios de mensajería instantánea, las operadoras telefónicas han visto disminuir notablemente su facturación en concepto de llamadas y mensajes de texto tipo SMS.

Y si bien se supone que a cambio proveen más servicios de conexión de datos, en casi todos los casos se trata de tarifas planas con límites relativamente altos, por lo que no es de extrañar que las "telcos" estén pensando en cómo cambiar las reglas de juego, ya que en definitiva esos servicios existen gracias a unas redes de telecomunicaciones fijas y móviles a cuyo mantenimiento no aportan ni un centavo.

Italia ha sido de los primeros países en reconocer que tiene en la mira a WhatsApp, Telegram, Viber y los servicios similares de Apple (FaceTime), Facebook (Messenger) y Google (Hangouts), y ya ha conseguido que el árbitro sectorial (la Agcom) promueva en ese país una consulta pública para obligar a los OTT (Over The Top, como se denomina a estas apps) a negociar algún tipo de pago en favor de los operadores tradicionales por el uso de sus redes.

Lo cierto es que el asunto podría tener efecto contagio, ya que las operadoras españolas siguen de cerca el caso para ver si se puede "imponer obligaciones regulatorias" a los servicios de comunicación de gran consumo, como los protagonizados por WhatsApp y similares. Al fin y al cabo, argumentan, todas las aplicaciones de mensajería online utilian el número de teléfono de los usuarios.

En concreto, según el organismo italiano la propuesta de pago deberá ser "equitativa, proporcional y no discriminatoria". Además, las futuras aportaciones de los OTT proporcionarían cierto retorno a las inversiones multimillonarias realizadas por las empresas de comunicaciones tradicionales en construcción y despliegue de redes de telecomunicaciones. Del lado de quienes están más interesados aparecen Telefónica, Orange y Vodafone.

La consulta pública lanzada en Itala pregunta puntualmente si "los proveedores de aplicaciones sociales deberán remunerar a los titulares de las infraestructuras y los dueños de la numeración móvil por el uso de los recursos" y abre el debate sobre si los servicios de las OTT pueden considerarse competidores o complementarios de los ofrecidos por los operadores de "telecomunicaciones tradicionales".

Fuente La Voz del Interior. 

Compartir

Comentarios